Una señal en el espacio

Por 2015/12/10 Lucas López, Zoom Comments

Con homenajes explícitos a films como “Gravedad” (2013), de Alfonso Cuarón, el aislacionismo de Alien y todo el bagaje clásico y contemporáneo de “2001: Odisea en el Espacio”, “Beat Hit”, de Los Brujos, logra convertirse en el mejor clip del año. Pese a sus influencias notorias, el clip ofrece pistas sobre los gustos interestelares del grupo desde su lejano debut con Fin de Semana Salvaje a su reciente disco Pong!, del cual se extrae el corte Beat Hit.

 

En alianza con el equipo visual argentino Lamole, el lado B de Superestudio (reciente asociado a The Ashy Agency para ser representados en Estados Unidos), Beat Hit concentra en sus 4:57 minutos todas las obsesiones rayanas con la locura bruja: el grito tribal, el paroxismo, las cabezas parlantes, las criaturas reptiles y los seres alienígenas. Un clip sombrío, –y arriesgado en lo promocional–, en cuya densa gelidez, sin embargo, el ataque incendiario de sombreros propulsados y riffs de guitarras provocan un big-bang de partículas, rocas y cráteres al grito unísono de “no, no beat hit”. Según el proceso iniciado por el equipo de realización, “trabajamos con una guia de escenas y técnicas, pero se le dio lugar a la experimentación en rodaje, y desde allí se avanzó”.

El plano inicial del espacio exterior funciona como telón de fondo para la narrativa del clip, con deudas tipográficas a los títulos de Richard Greenberg y al incomparable Klaus Nomi en su couture, bajo el diseño textil de Vero Ivaldi.


Resulta una coincidencia planetaria que otro clip 2015 sea “La Edad de Oro”, de Leandro Fresco, con dirección de Gabriel Rud. Si el vuelo onírico en 3D Max imaginado por Rud metaforiza el ambient de Leandro Fresco en toda su dimensión espacial, el clip de Lamole celebra la química valvular del grupo. Según cuentan,”Beat Hit es una metamorfosis, parte de una idea, pero argumentalmente el clip no está concebido desde un final, sino como una búsqueda, una mezcla explosiva”. Los Brujos facturan, a partir de esta performance de efectos especiales para competencias internacionales, un retorno triunfal en su concepto de sonido y visión, tras dieciséis años de silencio.

Otras publicaciones

de Lucas López

¡Kling Klang! Los primeros sonidos argentinos

| Lucas López, Zoom | Comments

La música electrónica se encuentra de parabienes en Buenos Aires. A la reciente muestra “La Música es mi Casa” del diseñador Gastón Pérsico, –a quien le debemos la visita del crítico inglés David Toop como parte de la larga serie de actividades del MALBA en torno a la muestra–, se suma Klang!, un estudio sobre la música concreta y electrónica argentina del período comprendido entre 1959 y 1971…

Ver la música

| Lucas López, Zoom | Comments

Consciente de su tiempo (concepto, sonoridades y cruce de disciplinas proyectuales) el disco 9, de Marco Sanguinetti funciona a modo de tratado sonoro trazado por las partituras de Fluxus, las anotaciones de Cornelius Cardew y los prospectos de la musique concrète al extremo de su decodificación gráfica…

El humor en los tiempos de cólera

| Lucas López, Zoom | Comments

En ocasiones reflexiono sobre el mecanismo del humor en redes sociales, en especial Facebook. Un comentario que cobra distintas formas y que llueven por imitación convocados por cada nueva efeméride, hecho político de relevancia –o mero gossip–, tema espinoso de los diarios, boutade ministeriales…

Futurismo a la carta

| Lucas López, Zoom | Comments
“La audacia y vívida angularidad de las formas de la letra futurista italiana la convierten en una opción natural para el tipo en madera”, dice Louise Fili acerca de su...

Leave a Reply