La tipografía como un virus

Por 2015/11/30 Lucas López, Zoom Comments

Jonathan Barnbrook lo hizo de nuevo. El diseñador y tipógrafo inglés continúa en su obsesión de llevar al límite las portadas del músico David Bowie. Si The Next Day era una apropiación de Héroes (una portada de 1977), en cuyo gesto reconsideraba el arte de tapa en la cultura popular, en la tapa de ★, es decir Blackstar, lleva a un grado cero las formas básicas “y la manera en que resuenan en el inconsciente”. Un registro que compite con el blanco extremo de Syro, (The Designers Republic, 2014), Music Complete (Peter Saville, 2015), Coexist, de The xx (Davy Evans, 2012) y el set-box Format (Mark Farrow, 2012), entre otras tapas del actual rock inglés, que acuden a la minima expresión gráfica como solución contemporánea.

 

En un estilo no muy asociado a la sofisticación visual de David Bowie, el diseño de Barnbrook aparenta un llamado a la simplicidad, donde hasta la lectura formal del título pretende evaporarse. “Día a día somos asaltados por cientos de imágenes de diferente ideología, y la única forma de romper con eso es a través de la simplicidad y la claridad –le dice Barnbrook a Creative Review el 26 de noviembre de 2015– No me refiero a ‘simple’ como ‘legible’ —porque algo simple también puede estar abierto a interpretaciones— sino a una estética que sea fuerte y sin decoración”. En tal suficiencia, sin embargo Barnbrook aspira a un ejercicio de decodificación similar al que esconden sus tipografías Patriot, Bastard, Exocet y Priori, que utilizó en los textos religiosos tachados de Heathen (2002). Así como The Next Day utiliza la tipografía Doctrine (vaya nombre), en la palabra Bowie es ilegible y funciona como una extensión de la estrella negra. Según el diseñador, “intenté muchas estrellas diferentes y un sinfín de combinaciones hasta llegar al equilibrio adecuado”.


Inspirado en una charla muchos años atrás con su admirado Williams Burroughs, cuando Barnbrook le preguntó sobre el futuro de la tipografía, el novelista le dijo que las letras volverían a ser jeroglíficos, similares a los antiguos egipcios. Una narrativa que, tiempo después, Jonathan Barnbrook asume con riesgos para ★, como un virus tipográfico que se expande en el lenguaje de la comunicación diaria.

Otras publicaciones

de Lucas López

¡Kling Klang! Los primeros sonidos argentinos

| Lucas López, Zoom | Comments

La música electrónica se encuentra de parabienes en Buenos Aires. A la reciente muestra “La Música es mi Casa” del diseñador Gastón Pérsico, –a quien le debemos la visita del crítico inglés David Toop como parte de la larga serie de actividades del MALBA en torno a la muestra–, se suma Klang!, un estudio sobre la música concreta y electrónica argentina del período comprendido entre 1959 y 1971…

Ver la música

| Lucas López, Zoom | Comments

Consciente de su tiempo (concepto, sonoridades y cruce de disciplinas proyectuales) el disco 9, de Marco Sanguinetti funciona a modo de tratado sonoro trazado por las partituras de Fluxus, las anotaciones de Cornelius Cardew y los prospectos de la musique concrète al extremo de su decodificación gráfica…

El humor en los tiempos de cólera

| Lucas López, Zoom | Comments

En ocasiones reflexiono sobre el mecanismo del humor en redes sociales, en especial Facebook. Un comentario que cobra distintas formas y que llueven por imitación convocados por cada nueva efeméride, hecho político de relevancia –o mero gossip–, tema espinoso de los diarios, boutade ministeriales…

Futurismo a la carta

| Lucas López, Zoom | Comments
“La audacia y vívida angularidad de las formas de la letra futurista italiana la convierten en una opción natural para el tipo en madera”, dice Louise Fili acerca de su...

Leave a Reply