¡Kling Klang! Los primeros sonidos argentinos

Por 2017/10/11 Lucas López, Zoom Comments

La música electrónica se encuentra de parabienes en Buenos Aires. A la reciente muestra “La Música es mi Casa” del diseñador Gastón Pérsico, –a quien le debemos la visita del crítico inglés David Toop como parte de la larga serie de actividades del MALBA en torno a la muestra–, se suma Klang!, un estudio sobre la música concreta y electrónica argentina del período comprendido entre 1959 y 1971.

Hay que vivir la experiencia. Al entrar a la sala oscura del quinto piso del CCK los asistentes se encuentra con un involuntario olor a neumáticos, proveniente de las cortinas de goma que forman parte de las distintas cajas de sonido. Evoca de inmediato a nuestra niñez, e invariablemente al automóvil, a las revistas de electromecánica, a los instructivos de armado, a la televisión en blanco y negro y a los aspectos técnicos de la industria del futuro. Un efecto olfativo que acompaña la totalidad del recorrido y coincide con los pulsos electroacústicos de la exhibición. Con sonidos interestelares, –con obvias referencias a Kling Klang, mítico estudio de grabación de Kraftwerk–, la exhibición se presenta como un ghost box de frecuencias, microsonidos y voces radiales, que si bien forman parte de las vanguardias del pasado, destilan futuro en su reivindicación de archivo y memoria de un tiempo que no hemos vivido.

Con curaduría de Laura Novoa, Wustavo Quiroga y Alejandro Ros, Klang! se divide en cuatro ejes. Los Concretos y electrónicos, entre los años 1954 y 1958, presenta dos tendencias musicales, con posturas estéticas antagónicas, que definieron los comienzos de esta revolución, e incluye el estreno mundial de una reelaboración hecha por Francisco Kröpfl, uno de los iniciadores de ambas tendencias, de la obra escrita por Mauricio Kagel para la Torre de América, instalada en Mendoza en 1954. Fonología, entre 1958 y 1973 se centra en el Estudio de Fonología Musical, primer laboratorio estable de música electrónica en América Latina, fundado por Kröpfl en 1958 y que funcionó en el Laboratorio de Mediciones Acústicas del Instituto de Tecnología, de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UBA.
Agens, de 1962 a 1966 evoca la primera agencia que elaboró un plan de servicio integrado de comunicación para la empresa SIAM Di Tella, y en la que se interconectaron el diseño industrial, el diseño gráfico, la redacción de publicidad y el diseño sonoro. Una agencia que trascendió los proyectos iniciales y terminó perfilándose como productora de una serie de eventos culturales. Igual que el Di Tella. De 1964 a1971, que pone el foco en el Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales (CLAEM), dirigido por Alberto Ginastera.
Con tales antecedentes, a la experiencia del visitante debía sumarse una forma de exhibición que congelara cada uno de los momentos históricos, muy lejos de los actuales días. Klang! lo logra por medio de espacios dedicados a cada eje histórico, con estímulos sonoros y visuales de cada período, desde la modulación racional al pop art con sello Di Tella, de los efectos técnicos a la divulgación musical de los primeros años, de forma tal que cada espacio funciona como un laboratorio de inmersión sonora en si mismo, una discoteca en blanco y negro que destella. En otro sector, las pantalla exhiben en loop noticieros de época en salas de grabación, con gurúes del sonido que ejecutaban sus perillas, generaban ondas electroacústicas o simplemente posaban frente a consolas y cables. La documentación incluye las primeras grabaciones en vinilo, cintas magnetofónicas, fotografías de conciertos e innumerables piezas impresas de época, con artes de Juan Carlos Distéfano, Rubén Fontana, Frank Memelsdorff y Tomás Maldonado, clave en el sistema gráfico de Feria de América. Klang resume, por medio de una puesta en escena que geolocaliza estéticamente cada hito, un tratado electroacústico y visual de los padres de la vanguardia argentina. Una exhibición para las nuevas generaciones de diseñadores escuchas.

Otras publicaciones

de Lucas López

¡Kling Klang! Los primeros sonidos argentinos

| Lucas López, Zoom | Comments

La música electrónica se encuentra de parabienes en Buenos Aires. A la reciente muestra “La Música es mi Casa” del diseñador Gastón Pérsico, –a quien le debemos la visita del crítico inglés David Toop como parte de la larga serie de actividades del MALBA en torno a la muestra–, se suma Klang!, un estudio sobre la música concreta y electrónica argentina del período comprendido entre 1959 y 1971…

Ver la música

| Lucas López, Zoom | Comments

Consciente de su tiempo (concepto, sonoridades y cruce de disciplinas proyectuales) el disco 9, de Marco Sanguinetti funciona a modo de tratado sonoro trazado por las partituras de Fluxus, las anotaciones de Cornelius Cardew y los prospectos de la musique concrète al extremo de su decodificación gráfica…

El humor en los tiempos de cólera

| Lucas López, Zoom | Comments

En ocasiones reflexiono sobre el mecanismo del humor en redes sociales, en especial Facebook. Un comentario que cobra distintas formas y que llueven por imitación convocados por cada nueva efeméride, hecho político de relevancia –o mero gossip–, tema espinoso de los diarios, boutade ministeriales…

Futurismo a la carta

| Lucas López, Zoom | Comments
“La audacia y vívida angularidad de las formas de la letra futurista italiana la convierten en una opción natural para el tipo en madera”, dice Louise Fili acerca de su...

Leave a Reply