Nelson Zeljkovich

[Buenos Aires, Argentina]

Fuera de registro

Podríamos identificar la carpeta de trabajos de Nelson Zeljkovich bajo etiquetas como collage, ensamblajes o détournement. O bien bajo el nombre de Estofado, la forma en que Nelson define a su proyecto en Instagram. Con escasa información, sin embargo, leer allí la definición de poesía es concluyente y abre el juego frente al stalkeo. Influido por el deconstructivismo, David Carson, April Greiman, Vaughan Oliver y la cátedra Longinotti, según Nelson, “Estofado es un espacio digital donde subo algunas producciones, fotografías, encuentros gráficos, gran parte cocinados en Virgen.” Allí, Poética Visual resultó crucial en su formación, por producción de obra, por conocimientos y por fortalecer su confianza, beneficios del taller que lo llevaron con espíritu devocional a repetir la cursada en distintas ocasiones. Se volvió fan, según confiesa.

Y describe sus días en Virgen: Después de años en la industria gráfica en tareas precisas y metódicas (fui archivista de publicidades, armador de originales, coordinador y productor gráfico, jefe de producción en agencia de publicidad, asistente y productor fotográfico) quería diseñar. En Virgen había un taller sobre armado de carpeta que finalmente no se abrió. Ahí el director me convidó otras opciones: con Paula Erre recuperé herramientas y sensaciones ya transitadas, ni hablar de Poética Visual. Después probé otros como caligrafía, diseño digital y la gran cereza el Entrenamiento Anual que significó madurar y reflexionar tanto tanto.”

En Estofado nos topamos con un conjunto de estímulos visuales que varían de letras pintadas en paredes ruinosas a papeles encolados sin orden aparente, de macros texturados a viñetas trágicómicas, de ejercicios personales a mapas rasgados. Son imágenes filtradas por fax. El viejo dada se cruza con Cranbrook y la primer época de RayGun, haciendo escala en Doolittle, de Pixies. Resultan de interés las metáforas emocionales del diseñador, donde el gusto por la cocina, el sentido de la experimentación y el plano íntimo están presentes y fijados en sus ideas. “Estudio arquitectura y estoy contento y sorprendido con el maridaje agridulce de las profesiones. En paralelo ideándome como namer, lo lúdico de las letras y palabras y de encontrar y crear nombres para terceros tanto artísticos como comerciales. Es el vestigio del Nelson diseñador, no tomo más encargos fuera del naming.” De modo similar, como una síntesis de su actualidad digital fuera de registro, Nelson cree que la ilustración es un área lejana para él, “podría decirse que aplico mi gráfica en otros soportes, en principio el textil y por demanda a través de una plataforma online. Esto me tiene muy emocionado.” Estofado basta como muestra.

Apóstoles