Juan Nadalino

[Salta, Argentina]

Aprendiendo a volar

Bajo la educación sentimental de Quino, Juan Nadalino enumera una larga lista de fenómenos que admira en ilustración, animación y diseño. Sin embargo, su influencia más tempranas son sus padres. “Ambos se dedican a distintas áreas artísticas y tanto lo que ellos hacían como lo que ellos mismos admiraban estuvo muy presente. Picasso, Dalí, Magritte, Carlos Alonso, algunos artistas salteños, la revista Humor, la Fierro y algunos cuentos infantiles ilustrados como “El Pibe Piola” de Ziraldo, entre muchas otras cosas”, recuerda Juan de su infancia en Salta. Aunque destaca especialmente al autor de Mafalda, “de esa etapa de niño, el que mas me marcó y uno de mis mas admirados dibujantes es Quino.” El diseñador parece homenajearlo en los matices de la línea en esta serie de ilustraciones sobre obreros del cine.

Como alumno de Virgen, Juan Nadalino hizo varios talleres, en una etapa en la cual –según dice– no sabía como definirse. “en realidad no me sentía completamente ni ilustrador ni diseñador…pero en Virgen alimenté un poco de ambas disciplinas, siempre con la idea de que cualquier cosa que uno aprende puede terminar aplicándola –a veces hasta sin darse cuenta–, a cualquier cosa que uno haga. En ese sentido los talleres fueron de gran ayuda. Ese es el espíritu del lugar (el mismo nombre lo indica): convertirse en una hoja en blanco y sacarse un poco de encima las definiciones.” Calidez y vínculos de amistad, otras de las grandes virtudes de Virgen, que Nadalino resalta con exclamaciones varias.

Como parte de la organización de Barro Calchaquí, un encuentro nacional de ceramistas en San Carlos, pueblo de los Valles Calchaquíes (Salta), Juan Nadalino empezó en 2010 ayudando en sus comunicaciones visuales hasta convertirse en uno de sus referentes principales. Según apunta, Barro Calchaqui posee una dimensión artística cuyo marco cultural rescata los valores de la comunidad. “Ahí me gusta restarle protagonismo al diseño, sacarlo del lugar de producto en el que se lo puso últimamente, y devolverlo al lugar de herramienta.” 

Desde 2015, trabaja en la factoría 2Veinte como parte del equipo de animación tradicional. Su mano de dibujante y especialista en storyboards flota por distintos proyectos del estudio, como en  Lucky CharmsDuckTales and Hulu y Disney Sizzle, entre otros diseños de pantalla. Con poca experiencia previa, “tuve la suerte de toparme ahí con personas que me enseñaron y me siguen enseñando mucho. Hasta hoy, además de mi trabajo, es el lugar donde aprendo.” Una constante que nunca abandona, entre el aprendizaje y la curiosidad.

Apóstoles