Aerolab, creativos digitales / Entrevista

por

Augusto Alamos

(Alumno Virgen)

seguir a Aerolab.

Aerolab es más que una agencia que realiza proyectos webs y experiencias móviles, ya que también ofrecen soluciones creativas a sus clientes, pasando desde la ilustración, instalaciones digitales hasta la idea de un producto y/o marca.

En esta ocasión tenemos la oportunidad de realizarles una entrevista, para abordar el tema de la creatividad digital y a cercar este tema con el que vivimos al día día y ver más allá de los códigos.

  1. ¿Quién es Aerolab, se consideran un estudio, agencia, laboratorio de ideas, etc.?

Aerolab se inició como un grupo de amigos que quería producir cosas de calidad, buscando dar lo mejor en todo momento. Desde un principio nos propusimos ser una agencia especializada en producto, y creo que eso es lo que hoy nos diferencia del resto. También nos consideramos un laboratorio de ideas. Nos gusta pensar que llamar a Aerolab es como llamar a los Cazafantasmas. El cliente sabe que siempre le vamos a poner un plus a nuestro trabajo, que vamos pensar con una mentalidad emprendedora, que vamos experimentar y a tomar más riesgos, y que no vamos a limitarnos únicamente a cumplir con el brief.

 

En las agencias tradicionales todos están ahí para ganarse el pan. Su objetivo principal es ganar dinero o premios, y exprimen a los empleados para lograr esa meta. Hay muchas agencias que funcionan como un Fast Food. El cliente pide tal cosa, y ellos lo arman y se lo entregan. Nuestro acercamiento va más por el lado de la propuesta. En un principio quizás sí nos adaptábamos a lo que el cliente quería, pero con el tiempo empezamos a asumir más el riesgo de proponer lo que nosotros creíamos que era lo mejor para determinado proyecto.

 

Nos gustan los desafíos, y buscamos que las personas que están a cargo de esos desafíos -es decir, los clientes- estén dispuestos a dejarnos afrontar los proyectos como a nosotros nos gusta. Obviamente, eso depende de que podamos generar un fuerte vínculo de confianza.

 

  1. ¿Cómo fue su primer acercamiento/cliente con la industria digital/web?

Antes de fundar Aerolab, cada uno de nosotros comenzó ayudando a amigos de amigos que necesitaban hacer su website o su tienda online. Y, como consumidores de lo digital, nuestra prioridad era que todo lo que hiciéramos fuera de gran calidad. La industria digital es tan pequeña que esa premisa de querer hacer las cosas bien nos permitió que nos volviéramos más conocidos.

 

Cuando Aerolab ya estaba constituido, el proyecto que cambió todo fue el de Lemon Wallet. Fue la primera vez que un cliente nos dio la posibilidad de involucrarnos en cuestiones que afectaban directamente la comunicación de su producto y su marca. Fue una experiencia increíble porque no sólo nos pedían cosas, sino que también nos daban el espacio para proponer ideas.

 

Probablemente, lo mejor de la experiencia de Lemon Wallet fue que vimos los resultados. Hasta ese momento, nuestra tarea principal era entregar producciones de calidad, pero cuando llegamos a Lemon, la metodología se centró en proponer una estrategia nueva y conseguir un resultado. El cliente nos planteó cuál era su objetivo y nosotros nos encargamos de idear el plan de acción para que pudiera concretarse. Trabajamos con Lemon durante seis meses. Luego los compró LifeLock y continuamos con ellos. Nos gusta pensar que nuestro trabajo ayudó a que eso sucediera.

 

  1. En cuanto a su competencia a nivel local e internacional ¿cuál creen es el valor agregado de Aerolab?

 Nos ponemos la camiseta del cliente, de verdad. Somos muy demandantes. Muchas veces, hasta más que los propios clientes. Pedimos feedback constantemente y tratamos de ayudar a los clientes a que tengan todo organizado. Así como nosotros queremos producir cosas que estén bien hechas, pretendemos que el resto de las estructura esté bien armada también. Toda la gente que trabaja en Aerolab ama lo que hace y ama el mercado en el que nos desenvolvemos, y eso hace que el laburo esté buenísimo.

 

  1. ¿Cuál es el proceso de trabajo desde el primer acercamiento y entrega con un cliente?

 En general, los clientes llegan a Aerolab por recomendación. A partir de ahí, primero hacemos un trabajo de consultoría para definir qué necesita el cliente para cumplir sus objetivos. Cerramos una propuesta comercial y realizamos un kick-off para definir qué equipo estará a cargo del proyecto y cómo va a ser la dinámica de trabajo.

 

Siempre tratamos de organizar los grupos de trabajo de acuerdo al tipo de proyecto que vamos a afrontar. Una vez que el equipo está armado, analizamos la estrategia que vamos a implementar. Si bien no siempre es posible, buscamos emplear la metodología conocida como scrum. Definimos un sprint de dos semanas con un entregable cada 15 días, y todos los miembros del equipo laburan a la par para cumplir con el objetivo que se planteó para ese período. De esta forma, logramos que el trabajo sea más rápido y que el tiempo se distribuya de una manera mucho más eficiente, pero sin dejar de priorizar lo artesanal y el cuidado por los detalles.

 

En todos los casos, tratamos de que los clientes se involucren en el proceso de trabajo para que estén al tanto de cómo se van cumpliendo los objetivos semanales. Cuando terminamos de trabajar con un cliente, le enviamos un cuestionario para que ellos nos comenten cómo salió todo y qué cosas creen que podemos mejorar.

 

  1. ¿Quién es el que puede trabajar en Aerolab? ¿Qué habilidades o cualidades buscan a la hora de llenar una vacante?.

Las agencias muchas veces buscan empleados que sepan diseñar, programar, cocinar y manejar un auto al mismo tiempo. Para nosotros es mucho más importante que la persona se ponga el equipo al hombro, que ame lo que hace, que sea emprendedora y que tenga proyectos propios. El resto son cosas que se aprenden en el camino.

 

Nosotros consideramos que esa actitud suma mucho más que cualquier conocimiento que una persona puede tener en un momento determinado. Como somos una empresa que tiene una estructura horizontal, es clave que quienes forman parte de Aerolab sean emprendedores y proactivos.

  1. Dentro de sus logros como empresa, que proyecto es el más importante que marcó un parteaguas en Aerolab y uno que se haya transformado en una pesadilla?

Como ya mencionamos anteriormente, la experiencia con Lemon Wallet marcó un antes y un después en la historia de Aerolab, porque fue el primer proyecto que nos abrió la posibilidad a proponer nuevas ideas por fuera de lo que pedía el brief.

 

En cuanto al proyecto que se transformó en una pesadilla, preferimos contar la situación, en lugar de dar nombres. Se trató de un proyecto que si bien nos planteó un desafío muy interesante, el cliente era una persona muy agresiva.

 

Para nosotros, un proyecto se transforma en una pesadilla cuando se genera una mala relación con el cliente. En Aerolab creemos que el respeto y el profesionalismo son valores muy importantes, y por eso esperamos que el cliente los cumpla de la misma manera que nosotros.

 

  1. A la hora de resolver un proyecto, ¿qué limitantes pueden encontrar en la búsqueda de un equilibrio entre lo analógico y lo digital?

Para Aerolab la fórmula del éxito siempre fue no menospreciar lo analógico. El papel para nosotros es clave. Recurrimos a lo analógico para encontrar la forma en que habla un producto, su personalidad, su gráfica. Al fin y al cabo, lo digital es sólo un medio más, y para poder sacarle el máximo provecho es necesario primero entender bien lo analógico.

 

En Aerolab trabajan personas que se formaron en lo digital y personas que se formaron en lo analógico, y de eso surge una combinación muy interesante. Mucha gente cree que para ser innovador hay que destruir lo convencional. Nosotros estamos convencidos de que para poder destruir, antes hay que saber construir.

 

  1. ¿Qué consejo o recomendación a los jóvenes que se quieran dedicar a este rubro?.

Que no tengan miedo. Que prueben. Que estén dispuestos a equivocarse, a explorar y a hacer. Nuestra primer consejo siempre es: busquen las oportunidades y hagan su propio camino. El éxito no llega solo, hay que salir a buscarlo.

 

  1. ¿Cómo ven el futuro de las agencias digitales en Argentina?

Creemos que las agencias de Argentina están cada vez mejor encaminadas a entender cuál es el valor agregado que aporta lo digital. En este sentido, hay un futuro muy prometedor en el sector, y más teniendo en cuenta la gran cantidad de personas talentosas que hay en este país.

 

No obstante, las agencias tendrán que ir adaptándose a las nuevas demandas de los clientes y comenzar a cubrir servicios que antes no cubrían, como por ejemplo el desarrollo de productos digitales. Ése es el gran cambio que tienen que hacer de cara al futuro.

 

     10.   ¿Cuáles son los retos que enfrentan los creativos digitales?

Las limitaciones. Los creativos digitales tienen que enfrentarse a un problema de base, que es que vienen de otra escuela. En la actualidad, en las carreras más tradicionales se ve muy poco lo digital. No existe una universidad que forme creativos digitales. Entonces, para poder ser un buen profesional en esta área, uno necesariamente tiene que ser autodidacta y meterse a investigar por su cuenta.

PING PONG

Dulce de leche: Queremos a todos los dulces de leche por igual.

Milanesa o pizza: Pizza, sin duda.

River o Boca: Boca

Marvel o Dc: DC, por Batman. Pero, en realidad, nos gustan todos los superhéroes.

Día perfecto: Es aquel día en el que uno puede decidir todo lo que va a hacer y lo que va a pasar. En un día perfecto, uno no se adapta al día, sino que el día se adapta a uno.

Aerolab: ¡Barrilete cósmico! ¿De qué planeta viniste?

La virginidad: La perdés el primer día que entrás en Aerolab. Nosotros te digitalizamos.

Leave a Reply